Qué es la legítima defensa en Colombia

legitima defensa

La legítima defensa es un derecho fundamental y una causal de exclusión de la responsabilidad penal, ubicada dentro de la antijuridicidad. Prácticamente, se considera una de las instituciones jurídicas más importantes en la sociedad, debido a su importancia y necesidad en el contexto de la seguridad ciudadana. La legítima defensa ha existido en todas las sociedades y ordenamientos legales, dado que, no se puede realizar ningún reproche a quien repele un ataque grave e injusto, para proteger su propia vida o la de un tercero.

Los bienes jurídicamente tutelados bajo esta causal de justificación, corresponden a la vida e integridad física, propia o de terceros. Ahora bien, resulta importante aclarar que, quien ejerce la legitima defensa frecuentemente termina agrediendo los mismos bienes jurídicos señalados, no obstante, no incurre en responsabilidad penal, por cuanto, su acción se encuentra justificada y amparada en el derecho.

El reconocimiento judicial de esta figura no opera de manera inmediata, debido a que, siempre esta sujeto a valoraciones que se pueden realizar en diferentes momentos procesales. En ese sentido, esta causal puede ser concedida en fase de indagación preliminar, pues la Fiscalía puede abstenerse de imputar el delito, si encuentra acreditada la existencia de la legitima defensa. De igual modo, esta causal puede ser probada y alegada por la defensa dentro del juicio oral.

Por otro lado, se considera necesario discernir la presencia de otras figuras diferentes a la legitima defensa. Por ejemplo, el atenuante que consiste en la ira e intenso dolor, consagrado por el artículo 57 del Código Penal (Ley 599 de 2000), el cual puede eventualmente guardar algunas semejanzas, sin embargo, los requisitos objetivos y las consecuencias establecidas en la ley son diferentes.

Legítima defensa en el Código Penal

El artículo 32 del Código Penal señala claramente las causales de ausencia de responsabilidad penal, dentro de las cuales, se encuentra la legitima defensa. Concretamente, el inciso 6 de esta norma, señala lo siguiente:

legitima defensa en el codigo penal

De esta forma, se señalan con precisión las características y requisitos para que puede concederse la legitima defensa. En primer lugar, se indica que opera para la protección de un bien jurídico propio y de terceros. Seguidamente, se encuentran los requisitos para que se configure esta causal.

  • La existencia una agresión injusta, es decir, inmerecida. Así, si una persona se encuentra en una pelea que ha provocado, no podrá cumplir con este requisito. Generalmente, lo cumplen las personas que son víctimas de un delito.
  • La agresión causada debe ser actual o inminente. En otras palabras, no podrá ser considerada legítima defensa si la agresión ya fue consumada o se ejecutó en un tiempo anterior.
  • La reacción que repele la agresión injusta, se debe realizar con el propósito de proteger un derecho que puede ser propio o ajeno.
  • La defensa debe ser proporcional a la agresión sufrida. Por el contrario, si es desproporcional, no se podrá acreditar el cumplimiento de este requisito.

Teniendo en cuenta lo anterior, se debe mencionar que, para que prospere judicialmente la legitima defensa, se necesita cumplir con todos los requisitos. De esta manera, si falta alguna de las condiciones señaladas, no se podrá acudir a esta causal de exclusión de responsabilidad penal. Por otro lado, existen otros requisitos que no están expresamente consagrados en la ley, pero son señalados por algunos expertos, tales como, la existencia de la solidaridad mínima, y que la defensa sea necesaria, es decir, que el ataque no sea evitable de otra forma.

La legítima defensa putativa

La disposición señalada consagra la existencia de la legitima defensa putativa, según la cual, se presume legalmente la legitima defensa en aquellos eventos donde un extraño ingresa indebidamente o intenta hacerlo, al lugar de habitación o las dependencias inmediatas, por consiguiente, la persona que ha ejercido la defensa, no tendrá la carga de la prueba dentro de la investigación o el proceso penal que surja con ocasión de la violación de su lugar de habitación.

En un foro histórico de 1983, presidido por el reconocido profesor Nodier Agudelo, se precisó dogmáticamente el tratamiento de esta figura. Allí se planteó la legitima defensa putativa como un error de prohibición indirecto, es decir, cuando el sujeto agente actúa con un error sobre la existencia, el alcance o los requisitos objetivos de una causal de justificación.

En otras palabras, este error se encuentra en la figura de la culpabilidad, en razón a que, el conocimiento de la antijuridicidad es uno de sus elementos.  

Algunos ejemplos de legítima defensa

En la historia reciente de Colombia, se pueden encontrar varias situaciones donde se acreditó judicialmente la legitima defensa, e incluso, estos casos fueron puestos en conocimiento de la opinión pública a través de los medios de comunicación.

En primer lugar, se encuentra el caso de un cantante que mató al homicida de su esposa en Fusagasugá (Cundinamarca). La pareja fue abordada por dos sujetos que buscaban hurtarles sus objetos personales y uno de ellos le disparó a la mujer, quien falleció minutos después. Así, al ver herida gravemente a su esposa, entro en forcejeo con el delincuente, logró quitarle el arma al atacante y causarle la muerte.

En segundo lugar, se encuentra el caso del escolta que produjo la muerte de un asaltante en Bogotá. El escolta quedó en un trancón cuando se percató que a pocos metros estaba sucediendo un hurto violento en contra de una mujer que conducía un carro. Varios delincuentes rompieron el vidrio del automóvil y de manera violenta le estaban hurtando las pertenencias a la mujer. El escolta se dio cuenta que los sujetos llevaban armas de fuego y decidió intervenir para proteger a la mujer, por consiguiente, disparó y abatió a uno de los malhechores.

En tercer lugar, hubo un caso bastante conocido en el municipio de florida (Valle del Cauca), donde un concejal se enfrentó a un sujeto que estaba maltratando gravemente a su pareja. El concejal al averiguar qué ocurría y descubrir el grave maltrato al cual estaba siendo sometida la víctima, fue agredido con arma blanca por el sujeto, sin embargo, reaccionó a la agresión y causó la muerte de aquel. 

Jurisprudencia de la legítima defensa

La Sala Penal de la Honorable Corte Suprema de Justicia realizó una precisión muy importante, frente a la configuración de los presupuestos de esta causal de justificación. En ese sentido, sostuvo que la reacción defensiva debe surgir como consecuencia de una ingresión injusta, es decir, si dos o más personas deciden de manera libre y consciente, iniciar una lucha, ninguno de los dos podrá alegar posteriormente la legitima defensa, toda vez que, esta situación se encuentra por fuera de la ley. Ahora bien, solo existe una excepción a esta regla, la cual se da en aquellos casos donde se produce una gran desproporcionalidad en los medios usados dentro del combate. (AP1019-2014, Radicado N° 43033, M.P Fernando Alberto Castro Caballero).

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea