Desarchivo de un proceso penal o denuncia

desarchivo de un proceso penal o denuncia

El artículo 79 de la ley 906 de 2004 establece las condiciones, mediante las cuales, la Fiscalía General de la Nación puede proceder a ordenar el archivo de diligencias, respecto a la indagación preliminar que se esté adelantando. De esta forma, la disposición citada sostiene literalmente:

La decisión de archivo de la Fiscalía se produce por la imposibilidad de realizar una adecuación típica de la conducta denunciada, es decir, las circunstancias de tiempo, modo y lugar denunciadas, no encajan en la denominación legal del delito, dando lugar a la atipicidad de la conducta. Así, un ejemplo de esta situación, corresponde a los casos donde se confunde el incumplimiento contractual con el delito de estafa. Por otra parte, el ente acusador también puede archivar la denuncia, debido a la falta de elementos materiales probatorios o evidencias que permitan acreditar la veracidad de los hechos.

¿Cómo es un desarchivo?

Teniendo en cuenta lo anterior, solamente existen dos formas de realizar una solicitud de desarchivo, las cuales están directamente e intrínsecamente relacionadas con las de archivo. Así las cosas, el desarchivo solamente procede cuando a través de un juicio de adecuación típica, la parte denunciante tiene la capacidad de persuadir a la Fiscalía, o también, cuando se aportan nuevas evidencias conducentes, pertinentes y útiles frente al caso que se esté adelantando.

Vale la pena resaltar que, la Fiscalía cuenta con una discrecionalidad reglada para decidir acerca del desarchivo de una denuncia. Si la solicitud se realiza con rigor técnico jurídico y asesorada por un profesional experto en derecho penal, tendrá mas probabilidades de tener éxito. De igual forma, se debe señalar que, la solicitud de desarchivo no puede elevarse en forma de recurso al auto de archivo que profiere la Fiscalía, debido a que, este no cuenta con recursos legales.

La jurisprudencia de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, señaló que el archivo, como tal, “Se trata de una orden que no admite recursos (artículo 161-3 ibidem), impartida por el fiscal cuando en la etapa de la indagación preliminar constata que (i) los hechos no existieron y/o (ii) que no hay motivos o circunstancias que permitan caracterizarlos como delito. (…)” (Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, Sentencia No. 44.792 de 16 de abril de 2015, MP. Dra. María del Rosario González Muñoz.), lo que es la aplicación directa del principio de legalidad: “que dispone que el fiscal deberá ejercer la acción penal e investigar aquellas conductas que revistan las características de un delito, lo cual es imposible de hacer frente a hechos que claramente no corresponden a los tipos penales vigentes o nunca sucedieron” (Corte Constitucional, Sentencia No. C-1154 de 15 de noviembre de 2005, MP. Dr. Manuel José Cepeda Espinosa).

Efectos del desarchivo de la denuncia o de su negación

Luego, si la Fiscalía aprueba la solicitud, se reanudará la actividad investigativa hasta que vuelva a proferirse otra decisión de imputación del delito o de archivo nuevamente, sin embargo, el interesado podrá apoyar el plan metodológico de investigación, mediante el aporte de más evidencias. La discrecionalidad del fiscal del caso, no solo se encuentra limitada por vía legal, sino también constitucional, por cuanto, la acción de tutela es una herramienta que puede ejercer el denunciante, cuando con las actuaciones de la Fiscalía, se vulneren derechos fundamentales, tales como, el acceso a la administración de justicia. 

Ahora bien, si el fiscal niega la petición de la parte denunciante o de la víctima, solamente queda la posibilidad de solicitar el desarchivo ante el Juez de Control de Garantías. En este punto, el denunciante y su apoderado deben analizar detalladamente el auto, a través del cual, la Fiscalía niega la solicitud. De esta manera, solamente es recomendable concurrir a la vía judicial, cuando a través de un estudio legal juicioso, se establece que la solicitud es factible y las probabilidades de éxito en derecho son considerables o altas.  

Los artículos 153 y 154 de la ley 906 de 2004 (Código de Procedimiento Penal) contemplan la posibilidad de llevar a cabo la solicitud de desarchivo ante el Juez de Control de Garantías, a través de apoderado. Respecto a la decisión judicial que se adopta, resulta necesario aclarar que, admite la presentación de los recursos ordinarios, bajo el trámite dispuesto por el mismo código.

El desarchivo de una denuncia se produce de manera excepcional, por cuanto, según estadísticas de la misma Fiscalía General de la Nación, menos del 1% de las denuncias archivadas, logran el desarchivo. Sin embargo, la cifra anterior no puede ser valorada en términos absolutos. Ciertamente, la mayoría de denuncias que se presentan en Colombia, no cuentan con el rigor técnico jurídico necesario y su probabilidad de archivo es alta, por lo tanto, aquellas denuncias que sí cuentan con apoyo profesional altamente especializado en derecho penal, tienen una tendencia a persuadir a los fiscales, lograr imputaciones y eventuales desarchivos.

Las características de una denuncia técnica son la narración precisa y clara de las circunstancias de tiempo, modo y lugar relevantes; la estructuración de un juicio de tipicidad, antijuridicidad y culpabilidad con base en los hechos señalados; el anexo de elementos materiales probatorios pertinentes, conducentes y útiles dentro del contexto del caso; verificación de la posibilidad del ejercicio de la acción penal, descartando la prescripción, causales eximentes de la responsabilidad penal u otros fenómenos jurídico procesales que impidan o afecten su avance. Así, la denuncia que haya sido objeto de archivo, contando con estos requisitos, tendrá una probabilidad alta de prosperar en derecho, cuando se trate de la figura del desarchivo.

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea