¿Qué es la cadena de custodia?

cadena-de-custodia

Toda investigación se encamina con el objetivo de llegar a la verdad y conseguir justicia, por lo tanto, el acervo probatorio adquiere un papel predominante. Así, la cadena de custodia es la actuación que se emplea por parte de las autoridades para salvaguardar la integridad de una prueba por medio de protocolos señalados por la Fiscalía General de la Nación. Las actuaciones deben ejecutarse a cabalidad por los sujetos que se encuentran inmersos en el hallazgo y la recolección de la prueba.

¿En qué consiste la cadena de custodia en el derecho penal?

La cadena hace referencia al procedimiento y el control que se lleva a cabo sobre los medios de prueba en el desarrollo de un proceso judicial, en aspectos tales como, su hallazgo, su objeto y la relación con los hechos consumados del delito.

Para la sociedad resulta común hacerse el siguiente interrogante ¿Qué es la cadena de custodia? Para responder lo anterior, podemos señalar que la cadena de custodia se define como todas las precauciones que toman las autoridades, con el fin de proteger las evidencias encontradas en el lugar de los hechos, las cuales posteriormente serán analizadas y se expondrán en el momento en que lo requiera el proceso. De esta forma, vale la pena resaltar que las pruebas no deben tener ningún tipo de alteración, desde que se recolectan hasta el momento de su presentación en una audiencia.

En cuanto a la cadena de custodia en el derecho penal, cabe señalar que tiene gran importancia en lo referente al desarrollo de los procesos, toda vez que, para individualizar a algún responsable o determinar su absolución, se debe contar con un material probatorio legitimo sobre el cual se hayan efectuado los procedimientos correspondientes, en aras de que no exista ningún tipo de alteración, que pueda distorsionar la valoración judicial de la prueba.

Teniendo en cuenta lo anterior, el Código de Procedimiento Penal Colombiano en su artículo 254, manifiesta sobre la aplicación de la cadena de custodia que, con el objetivo de certificar la veracidad de los elementos materiales probatorios y de la evidencia física, la aplicación de la  cadena de custodia se ejecutara en la presencia de estos elementos, las condiciones en que se hizo la recolección, la identidad de la prueba, su estado inicial, el embalaje, el envío, los lugares y las fechas en que estas evidencias hayan estado en manos de las autoridades.

La cadena de custodia empieza desde el lugar en el cual se descubra, encuentre o recaude la evidencia, y se da por terminada con una orden de la autoridad competente.

El Fiscal General de la Nación será la autoridad encargada de reglamentar lo referente al sistema de control contenido en la cadena de custodia, y esto de conformidad con los avances científicos sobre el tema.

Los principios de la cadena de custodia

La cadena de custodia tiene gran importancia en un proceso, por cuanto, una vez acreditada, ni la defensa ni el órgano jurisdiccional podrán controvertir la prueba en cuanto a su validez y a su admisibilidad. Ahora, bien, para que lo anterior se materialice, el procedimiento debe contener los siguientes principios:

  • La legalidad del material probatorio y a las evidencias, se relaciona con el momento en el cual se obtienen. Así, se cumple con este precepto, si la recolección se hizo guiándose por lo establecido en las leyes.
  • La autenticidad, es decir, se requiere que la evidencia sea autentica y que se ejecuten todos los pasos correspondientes para la recolección, fijación y embalaje del material probatorio.

El Ministerio Público en su Reglamento de Cadena de Custodia, señala adicionalmente, los siguientes principios:

  • El control sobre todas las etapas desarrolladas en la cadena de custodia, desde la recolección de las evidencias o los elementos materiales probatorios, hasta el destino final de estos. Asimismo, se debe exigir la vigilancia de las actuaciones desplegadas por los sujetos responsables de custodiar las pruebas.
  • La preservación de los elementos materiales probatorios y los bienes que sean incautados, con el fin de garantizar que no exista ninguna alteración, y así se eviten daños que modifiquen el estado inicial de los objetos; también implica un almacenamiento inadecuado.
  • La seguridad de las evidencias y los bienes incautados, a través del uso de procedimientos acertados para el almacenamiento adecuado, dependiendo de la naturaleza del elemento.
  • La mínima intervención, en otras palabras, que se presenten el menor número de personas en cada etapa de la cadena de custodia y que cada uno de los intervinientes tenga la obligación de registrar su identificación.
  • Una descripción detallada, respecto a cada una de las características del material probatorio, el medio en el cual se encontró la evidencia y las técnicas empleadas para la recolección.

En relación con lo anterior, se requiere aclarar que, la cadena de custodia cuenta con unas etapas claramente establecidas las cuales son: la recolección del material probatorio, la preservación y a su vez el embalaje de las pruebas, el traslado de las pruebas, la cesión de las pruebas a laboratorios para efectuar los análisis correspondientes o el traslado a diferentes fiscalías para que lleven a cabo su custodia , y finalmente la preservación de las pruebas hasta el momento en que se realice el debate sobre la misma.

¿Quiénes conforman la cadena de custodia?

Las leyes colombianas no señalan taxativamente a los encargados de realizar la cadena de custodia, sin embargo, manifiestan que los responsables serán cualquier autoridad que se valide por la ley y que tenga algún tipo de contacto con las evidencias, objetos o elementos inmersos en el lugar de los hechos.

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea