Todo sobre el delito de Testaferrato

El vocablo testaferrato tiene su origen en el italiano y puede traducirse como “cabeza de hierro”. El testaferro es un sujeto que presta su nombre y firma, en algún documento, a través del cual, se convierte en el titular sobre un bien o varios bienes que corresponden a otra persona.

Por consiguiente, el testaferro proporciona también sus cuentas bancarias y pone a disposición otras posesiones, para encubrir a la persona con la cual realiza un contrato de compraventa. El testaferro representa un administrador de los bienes de otro individuo, pero este no tiene el dominio sobre ellos, pues los obtiene por medio de la firma de un contrato simulado. Asimismo, el autor de este delito generalmente asume todas las responsabilidades que se deriven por la administración de aquellos activos; si la fuente de los recursos proviene de actividades ilícitas, la persona que recibe los bienes mediante la simulación será responsable penalmente.

El autor de este delito puede ser cualquier individuo con características de persona física, por esta razón, hoy en día muchas personas se prestan para este servicio y dedican su vida a este proceso, por cuanto, se ha convertido en una actividad ilícita con una alta rentabilidad financiera.

En países como España o Uruguay, la persona que desempeña el papel como testaferro no se considera necesariamente como una figura ilegal, puesto que, en páginas de internet y prensa formal se encuentran avisos de ciudadanos que ofrecen su servicio para esta actividad.

El uso de testaferros ha tomando una inclinación bastante notoria en el ámbito político últimamente, por cuanto, muchas personas que ejercen actividades políticas, se apropian de grandes activos y sumas de dinero del patrimonio público. No obstante, resulta menester considerar que también al no permitírseles realizar negociaciones empresariales en el lapso de tiempo que prestan su servicio a la nación, transfieren sus bienes o activos empresariales a otras personas, lo cual es una hipótesis distinta al delito del testaferrato y se encuentra cubierta dentro de la legalidad.

Ahora bien, existen países donde hay limitaciones respecto a la cantidad de propiedades que puede tener una persona. De acuerdo a lo anterior, muchos ciudadanos acuden a un tercero para que compre otros bienes muebles o inmuebles y de esta manera lograr la consolidación de más activos dentro del mismo país, con la finalidad de evadir la ley.

Respecto al delito mencionado, se ha pronunciado la Honorable Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, manifestando que, el tipo penal condenado será la practica prolongada del testaferrato, debido a que, el bien jurídico tutelado seguirá vulnerándose en el tiempo en que perdure la simulación ilegal.

Significado de testaferro

El termino testaferro hace referencia a la persona que presta su nombre para firmar un contrato y adquirir la responsabilidad respecto a un bien; así mismo, se convierte en el individuo que administra ese bien. El testaferro busca encubrir a otra persona, y actúa prestando la identidad para representar al verdadero dueño de algunos bienes o activos. De esta manera, el verdadero propietario, logra evadir responsabilidades tales como los impuestos o encubrir la fuente ilícita de los bienes.

Cabe destacar que el concepto de testaferro tiene una connotación negativa porque mayormente está ligado a negocios ilegales o poco transparentes en la sociedad.

De acuerdo con la psicología, las personas que aceptan ser testaferros generalmente son muy versátiles o flexibles; estas personas logran modificar sus comportamientos para entrar en el rol de propietarios. Podría decirse que estas personas son usadas como títeres de otras y son manipuladas con el fin de que ellas sean quienes reciban las consecuencias legales de las acciones cometidas por otras personas.

Por otro lado, resulta importante mencionar que generalmente se utiliza la figura de un testaferro para cometer procesos delictivos, pero no todo negocio jurídico simulado tiene como fin ocultar la fuente ilícita de los activos. En muchos casos, se ha observado que las personas que son juzgadas bajo el delito del testaferrato, logran salir inocentes luego de extensas investigaciones, por cuanto, faltan de pruebas o se limitan a la negación total de las responsabilidades delictivas de lo que se le acusa.

Como se menciona en párrafos anteriores, lo más común es que el testaferro se preste para la ejecución de actividades fuera de la ley. El caso más conocido es la evasión de impuestos, una práctica que en distintos países es adquirida como parte de la herencia familiar. También, se suele utilizar un testaferro en las familias cuando se presentan casos de divorcios; muchas veces la persona traspasa sus bienes materiales a un testaferro, que en estos casos suele ser alguien de la misma familia, para que tenga la titularidad del patrimonio y así evitar dividir los inmuebles con su cónyuge al momento de un juicio.

Por otra parte, en diversos países el delito de testaferrato viene anclado a los servidores públicos y han dado mucho de qué hablar en distintos acontecimientos, donde han sido juzgados por enriquecimiento ilícito y otros delitos asociados al mismo.

El testaferrato en el Código Penal Colombiano

El artículo 326 del Código Penal Colombiano, señala la materialización del delito del testaferrato a través del sujeto que preste su nombre con el fin de recibir bienes provenientes de dineros obtenidos por medio de narcotráfico u otros delitos relacionados, será sancionado con prisión entre noventa y seis (96) y doscientos setenta (270) meses, y multa entre seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666.66) y cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes, sin perjuicio del decomiso de los respectivos bienes.

La condena que se asignará al individuo será igual en el caso en que la conducta definida anteriormente sea realizada con dineros provenientes del secuestro extorsivo, extorsión y conexo,  la multa será entre seis mil seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (6.666.66) a cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

El Testaferrato en otros países

En otros ordenamientos jurídicos similares al colombiano, se combate esta misma conducta delictiva a través de mecanismos parecidos; por ejemplo, en España se establecen tres diferentes casos para la evaluación del testaferro como autor de un delito, lo cual esta consagrado en su Código Penal, bajo los siguientes supuestos:

El articulo 368 y ss. del Código Penal de España, señala que no habrá problema desde el punto de vista objetivo, para considerar al testaferro como autor principal del delito, en aquellas figuras delictivas como el trafico de drogas. Se considera que aquella persona que oculta información respecto a este tema, ostenta la calidad de autor de esta conducta delictiva de tráfico.

Por otra parte, el articulo 248 del Código Penal de España, menciona que la conducta del testaferro será claramente constitutiva de un acto de participación directa ante cualquier ente que se evalué, por ejemplo, si presta su nombre para un crédito ante una entidad bancaria y al momento del vencimiento de los pagares nadie responde por ello, entonces, es el testaferro quien es responsable principal ante esta estafa.

Finalmente, el artículo 31 del Código Penal establece un tercer grupo de supuestos, el cual resulta más dudoso: se trata de aquellas situaciones en las que las características para ser considerado autor del delito recaen en la persona jurídica administrada; en este caso, el articulo mencionado desplaza la responsabilidad a su administrador de hecho o de derecho. El testaferro sería considerado como un cooperador, otorgándole la condición de autor al sujeto que le controla y de esta manera, simplemente adquiriría la calidad de participe en la comisión de este delito.

 

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea