Los derechos del capturado

derechos del capturado

La captura es un acto complejo mediante el cual, la Fiscalía solicita la aprehensión física de una persona por existir motivos que lleven a concluir que, dicha persona es autor o participe en la comisión de la conducta delictiva investigada.

El fiscal en la mayoría de los casos debe solicitar una audiencia previa de emisión de orden de captura, en dicha audiencia, el fiscal deberá expresar al juez de control de garantías los motivos fundados con los que cuenta para demostrar que la persona es presunto autor o participe de la conducta punible que se investiga, por otra parte, deberá individualizar de manera clara e inequívoca al procesado, de acuerdo con los generales de ley.

Por otra parte, en caso de que se deba ingresar a algún domicilio o propiedad privada, se solicitará al mismo juez una autorización para proceder al registro y allanamiento con fines de captura, caso en el cual solo podrá ingresar al inmueble en el que se presume, se encuentra el presunto delincuente para capturarlo, sin que se pueda recolectar algún elemento de prueba, ya que, para esto, deberá solicitar en una nueva audiencia, por último se pedirá al juez control de garantías, la autorización para emitir una orden de captura, con el fin de aprehender físicamente al presunto autor de la conducta delictiva, por regla general, esta audiencia es de carácter reservado.

El juez puede tomar dos decisiones, a saber, en primer lugar, procede a dar la orden de captura de manera escrita, caso en el cual, el Fiscal comunicará a la autoridad competente, es decir, policía judicial para que procedan a la realización de la captura; en segundo lugar, podrá negar la orden de captura, debido a que, no existen motivos fundados que puedan llevar a concluir que el procesado es autor o participe de la conducta investigada, o, el fiscal no individualizó de manera inequívoca a la persona objeto de la orden de captura, caso en el cual se deberá negar la solicitud.

Por otra parte, existen casos excepcionales en los que, el Fiscal puede emitir la orden de captura sin que medie autorización del juez de control de garantías, siempre que, no exista o sea imposible encontrar un juez que pueda otorgar dicha orden, y se este frente a las siguientes situaciones:

  • Existe un peligro de que la persona objeto de captura oculte elementos importantes para la investigación o huya del país.
  • Posibilidad de que la persona modifique las pruebas del proceso.
  • Que el presunto autor pueda atentar contra la víctima o la comunidad.

Después de realizar la captura el fiscal deberá solicitar otra audiencia ante el juez de control de garantías, llamada audiencia de legalización de captura, esto con el fin de que el juez pueda verificar que al realizar la captura se respetó el procedimiento y se garantizó el debido proceso al capturado, respetándole todas las garantías que el ordenamiento jurídico le ha otorgado. En caso de que exista alguna violación del procedimiento o de las garantías del procesado, el juez ordenará la liberación inmediata del capturado y procederá a declarar ilegal la captura.

Capturado en flagrancia

La captura en flagrancia consiste en la aprehensión física que puede realizar la autoridad competente o cualquier ciudadano en los casos que establece la ley, los cuales se mencionarán a continuación:

  • El autor de la conducta delictiva es capturado en el momento que está realizando la conducta punible.
  • El sujeto activo de la conducta es visto realizando la conducta delictiva pero capturado minutos después debido a una persecución o por lo señalamientos que realizó el sujeto pasivo de la conducta inmediatamente después de su realización.
  • El presunto autor del ilícito es aprehendido físicamente con elementos materiales probatorios, con los que se puede llegar a concluir que se acaba de cometer un delito.
  • El presunto delincuente es captado por una cámara de seguridad u otro dispositivo cometiendo el ilícito, procediendo de manera inmediata con su captura.
  • El sujeto es capturado en un automotor utilizado para huir del lugar de comisión del ilícito.

Como se mencionó anteriormente, tanto las autoridades competentes como cualquier ciudadano pueden proceder a la captura en situaciones de flagrancia, cuando la captura es realizada por un ciudadano, éste debe llevar al capturado de manera inmediata ante la autoridad policiva con el fin de que le sean leídos sus derechos y se legalice su captura conforme lo establece el ordenamiento jurídico, en caso de que, la captura sea realizada por la autoridad de policía, ésta deberá llevar al capturado ante el fiscal de conocimiento, quien solicitará la audiencia de legalización de captura ante el juez de control de garantías, surtiendo la respectiva audiencia.

¿Cuáles son los derechos del capturado?

El ordenamiento jurídico colombiano protege los derechos del detenido, por lo cual, en la constitución política de Colombia consagra el derecho que tiene toda persona a no auto incriminarse y guardar silencio en caso de que así lo requiera, adicionalmente establece el debido proceso, el cual, implica el respeto por los derechos de dignidad del capturado en todo el trámite del proceso penal.

En materia penal el derecho a guardar silencio es una de las garantías más importantes que tiene el procesado, por lo cual existe, desde el momento de la indagación, cuando el procesado es llamado a interrogatorio puede negarse a rendir dicho interrogatorio alegando el derecho que tiene a guardar silencio y no auto incriminarse; otra etapa fundamental en el que se observa la obligatoriedad para la autoridad competente de respetar y leer los derechos al capturado es en el momento de la captura, en la cual la ley prevé la exigencia de leerle a la persona objeto de esta diligencia los siguientes derechos:

  • Tiene derecho a saber cuáles fueron los hechos y motivos que fundaron la orden de captura, así mismo se debe hacer referencia la autoridad que profirió dicha orden.
  • El derecho que tiene la persona capturada de que otra persona conozca sobre su situación de capturado, para esto, el procesado le informará a la autoridad competente que realizó la aprehensión, para que éste, de forma autónoma e inmediata, comunique a la persona que el capturado manifieste para que conozca de su situación.
  • El derecho que tiene a guardar silencio, además, las manifestaciones que realice pueden ser usadas en su contra en un futuro juicio, y por último, que no está obligado a declarar en contra de su esposo o compañero permanente o algunos familiares dependiendo el grado de consanguinidad.
  • El derecho que tiene a ser asistido o nombrar un abogado de confianza, exponerle la situación, en caso de que, no pueda costear un abogado, el estado debe garantizar su defensa nombrándole un apoderado público.

 

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea