Enriquecimiento ilícito, qué es?

enriquecimiento ilicito

El enriquecimiento ilícito hace referencia al hecho donde un sujeto aumenta su patrimonio sin una causa que lo justifique. En el Código Penal el enriquecimiento ilícito está consagrado tanto para servidores públicos como para particulares.

Enriquecimiento ilícito de servidores públicos

En el primer caso, el enriquecimiento ilícito de servidores públicos se encuentra descrito en los delitos contra la administración pública en el artículo 412 el cual establece

articulo 412

Estructuración del delito

Sobre este delito encontramos que el sujeto activo es determinado, particular, singular y calificado pues el tipo describe específicamente al servidor público, quien ejerza funciones publicas. Sin embargo, adiciona además una prolongación en el tiempo de la materialización del delito, lo cual implica el alcance de la norma no solo a quien sea servidor público, sino un particular que habiéndolo sido incurra en la conducta descrita.

Otra característica especial de este delito es la inversión de la carga de la prueba, donde se deja a un lado la presunción de inocencia y le corresponde al sujeto probar que su aumento de patrimonio se encuentra dentro de la legalidad.

El sujeto pasivo en este caso es la Administración Pública a cargo del Estado, donde el verbo rector es influenciar u obtener, y los elementos descriptivos que lo acompañan es que la acción se debe desarrollar por razón u ocasión de sus funciones, sea mientras el sujeto sea servidor público o siendo ya un particular dentro de los años cinco años siguientes a que lo haya sido.

Así mismo, el tipo prescinde de enunciar o especificar los medios utilizados para obtener el resultado y el tiempo se encuentra sujeto a que el individuo esté activamente vincular como agente del estado o dentro de los cinco años siguientes a su vinculación.

Otro elemento para considerar del delito es que especifica en la finalidad de su artículo que la conducta no incurra en otro delito, siendo este otro tipo de característica de subsidiariedad a la infracción. Es decir, no permite concurso como tal por su carácter subsidiario. Un ejemplo de lo anterior podría ser cuando el individuo es investigado por peculado, pero no logra justificar sus ingresos superiores a los investigados por la primera conducta reprochada, sin embargo, las conductas recaen en un mismo sujeto, dadas por las mismas calidades, pero como consecuencia de situaciones fácticas diversas.

Adicional, resulta menester aclarar que la conducta delictiva puede ser tanto de acción u omisión que afecten el bien jurídico tutelado que consiste en la actividad del estado en sus diferentes manifestaciones. La comisión de este delito no admite la modalidad de culpa.

Por último, las Altas Cortes han hecho énfasis en el apartado donde se indica que el incremento debe ser no justificado, quiere decir entonces que este debe ser exorbitante y no un producto normal del rendimiento habitual de los bienes. No cualquier incremento justifica la iniciación de una investigación. Al referirse al incremento, este verbo puede tratarse tanto de un incremento gradual, progresivo como inmediato, es decir, se trata de un delito que admite una conducta de ejecución instantánea y continuada.   

Enriquecimiento ilícito de particulares

Partiendo de la definición general brindada al inicio, este delito se encuentra contemplado en el artículo 327 del Código y establece

articulo 327

Estructuración del delito

Lo primero que se evidencia de este tipo penal es que el sujeto puede incurrir en la conducta delictiva de forma directa o por medio de un tercero. El sujeto activo en este caso es un indeterminado, mientras que el sujeto pasivo es la Administración Pública. Si bien surge como tal de una relación directa del enriquecimiento ilícito de servidores tiene unas diferencias estructurales tal como lo ha señalado la Corte Constitucional como la indeterminación del sujeto, puede ser cometido por cualquier persona, se considera pluriofensivo y no tiene que poseer características especiales.

Además, no solo se trata únicamente de un incremento injustificado, pero este debe estar relacionado o ser el resultado directo de “actividades delictivas” y a diferencia del de servidores públicos es un delito autónomo y especial no subsidiario. El Estado además puede hacer exigible a cualquier persona natural o jurídica la demostración del origen del incremento de su particular como por ejemplo por medio de la declaración de renta. Debe diferenciarse el anterior, a la figura que trae el Derecho Civil del enriquecimiento sin causa en donde se busca es brindar una protección a aquella persona que se ha empobrecido a favor de otra sin que medie justificación jurídica. En este último caso ambos sujetos son particulares indeterminados.

Ahora bien, un ejemplo de la forma de comisión de este delito corresponde al caso de un ingeniero en Ibagué que fue hallado responsable penalmente por esta conducta, tras recibir 100 millones de pesos como dádivas por facilitar la adjudicación de contratos para los Juegos Nacionales de 2015.

Seguidamente, analizando más a fondo este tipo penal, se debe aclarar que a pesar de ser un delito de resultado, no debe mediar sentencia condenatoria previa sobre las mismas. De esta manera, le corresponde al Juez de Conocimiento determinar si el enriquecimiento es el resultado de una conducta delictiva que no ha sido expuesta previamente por una sentencia judicial.

En este orden de ideas, el objeto jurídico protegido es de orden constitucional – la moral publica y no requiere ser condicionada a la ocurrencia de otro comportamiento delictivo, por lo tanto. El verbo rector es obtener, por ende, es necesario que exista materialmente el incremento del patrimonio. Ahora, este incremento debe ser injustificado, pues si se cuenta con las evidencias del tráfico comercial y legal de los recursos, no habrá lugar a la adecuación de este tipo penal

Por último, el legislador previó dos situaciones en donde se puede configurar este delito, a saber: 

  1. Que se derive directamente de actividades delictivas relacionadas con el enriquecimiento, es decir, el segundo es el resultado del primero.
  2. Que se deriven de forma indirecta, donde existen terceros ajenos involucrados y que se tenga conocimiento que el incremento del patrimonio o adquisición de los bienes son resultado de una actividad delictiva cometida por el tercero.

En conclusión, se debe tener por el particular el conocimiento, la intención y el fin de incrementar su patrimonio resultado de estas actividades delictivas.

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

QUIÉNES SOMOS

COMUNIDAD DE TRABAJO

ADMINISTRATIVO Y FINANCIERO

CONSULTA
ASISTENCIA INMEDIATA
CONCEPTO JURÍDICO
INDAGACIÓN PRELIMINAR
INVESTIGADOR PRIVADO
PERITAZGOS
AUDIENCIAS PRELIMINARES
AUDIENCIAS DE JUICIO ORAL LEY 906 DE 2004
AUDIENCIAS DEL PROCEDIMIENTO PENAL ABREVIADO LEY 1826 DE 2017
AUDIENCIA DE INDIVIDUALIZACIÓN DE LA PENA
SUBROGACIÓN
CORPORATIVO
TESTIMONIOS
PAGO EN LÍNEA

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea telegram-en-linea telegram-en-linea