¿Qué pasa si un testigo no se presenta a declarar en Colombia?

testigo-no-se-presenta-a-declarar

La facultad personal de rendir testimonio consiste en el relato que hace un sujeto sobre las circunstancias de tiempo, modo y lugar de un presunto delito presenciado de manera directa, el cual, está siendo objeto de un proceso judicial.

La legislación colombiana en el artículo 383 del Código de Procedimiento Penal señala que, todos los ciudadanos colombianos están obligados a presentar testimonio; este debe rendirse bajo la gravedad del juramento, so pena, de incurrir en el delito de falso testimonio, cuando lo relatado no corresponda con la realidad.

Existen algunas excepciones legales al deber de presentar testimonio, una de ellas se encuentra en el artículo 33 de la Constitución política de Colombia; allí se expresa que, nadie puede ser obligado a testificar en su contra, ni en contra de su compañero permanente, cónyuge o algún familiar dentro del cuarto grado de consanguinidad, en primer grado civil o en segundo grado de afinidad.

Por lo anterior, resulta claro que existe la obligación de testificar y el hecho de no cumplir con este deber ocasiona consecuencias legales de índole sancionatorias.

La obligación de comparecer como testigo en un proceso, inicia con la solicitud de la prueba testimonial y la admisión de la misma, posteriormente, se lleva a cabo la citación remitida por el juzgado de conocimiento, en la que se indica el lugar, fecha y hora para presentar la respectiva declaración. En algunos casos, las partes pueden renunciar a la presentación del testimonio, caso en el cual finiquita esta obligación, siendo siempre necesario presentarse ante el Juzgado para ser informado si va a rendir o no el testimonio.

Existen algunos testigos que a pesar de tener conocimiento de la citación remitida por la autoridad competente, se niegan a asistir a las audiencias, debido a esta situación, el legislador estableció una herramienta legal para obligar al testigo a asistir al Juzgado de conocimiento; esta se encuentra consagrada en el artículo 218 del Código General del Proceso, el cual establece que, cuando el testigo no se presente a la audiencia citada, la parte solicitante podrá prescindir del mencionado testigo, pero cuando la declaración sea fundamental para el desarrollo del proceso, la parte interesada podrá solicitarle al Juez que haga concurrir al testigo a través de la Policía Nacional, igualmente, si el Juez observa necesaria la presencia del testigo podrá hacerlo concurrir de oficio.

El testigo que no atienda la citación enviada, podrá justificar su inasistencia dentro de los tres (3) días siguientes a la fecha de citación. Ahora bien, en caso de que no justifique dicha inasistencia, tendrá una sanción monetaria que oscila entre dos (2) a cinco (5) salarios mínimos legales mensuales vigentes. Esta sanción establecida en la Ley tiene como único propósito, evitar las dilaciones procesales sin justificación alguna, además, resalta la obligación que tienen las partes de hacer llegar a sus testigos para la práctica de la prueba. La justificación de la inasistencia permite que se haga una nueva citación, siempre y cuando el testigo sea ampliamente relevante en el juicio.

El juez podrá declarar que se prescinda del testimonio debido a la inasistencia del mismo, caso en el cual, la parte interesada tiene la facultad de presentar recurso de apelación contra esa decisión. Este recurso será conocido por el Juez superior jerárquico, quien determinará si el testigo es de tal importancia que no se podría llegar a una decisión ajustada en derecho sin su declaración.

El realmente afectado por la falta de presentación del testigo es la parte solicitante, ya que, no contará con un medio probatorio para acreditar lo afirmado por dicho testigo, por lo cual, es fundamental sustentar la necesidad, conducencia y pertinencia del testigo, o tratar de complementar lo que iba a presentar ese testigo en particular con las demás pruebas que obren dentro del proceso.

La Honorable Corte Constitucional a través de su jurisprudencia ha establecido un criterio, según el cual, si los testigos no se presentan por su propia voluntad, podrán ser obligados a asistir mediante la Policía Nacional, para lo cual, resulta necesario que medie una orden judicial, pues en caso contrario se estaría vulnerando el derecho constitucional a la libertad. Siempre debe primar la presentación voluntaria del testigo a rendir su declaración y en casos excepcionales hacer uso de la fuerza pública a través de una autorización judicial.

Quizás te interese:

¿Necesita ayuda?

Escríbanos y obtenga asesoría inmediatamente

Pin It on Pinterest

whatsapp-en-linea whatsapp-en-linea